Los volantes son documentos amigables para su impresora de explicaciones sobre varios temas importante o frecuente.  Nuestra esperanza es que ayudará a los lectores a aprender rápidamente y ofrecer a los que creen la oportunidad de compartir la verdad.  Como se nos enseña en el Prefación del Ecclesiastico (Eclesiástico): “de donde los lectores no solo se podrían hacer doctos y sabios a sí mismos más aun siendo bien estudiosos de ellas, podrán alcanzar facultad para aprovechar también a los extraños así por palabra como por escritura.”

Con respecto por palabra (hablar), te animamos a que primero aprenda antes de hacerlo; Apócrifa Eclesiástico 18:19 “Antes que juzgues, procura para ti justicia: y antes que hables, aprende.” No es prudente pensar que sin ser enseñado será totalmente equipado para hablar con gracia en el Espíritu Santo.  Apócrifa Eclesiástico 21:13 “No será ensenado el que no es astuto en el bien más hay astucia que multiplica la amargura y donde la amargura abunda no hay seso.”  Las siguientes pocas escrituras explican el proceso de maduración de una persona que el Padre Celestial elegiría para hablar, por qué deberían ser enseñado, y finalmente si se sigue esta norma lo hermoso que será. Véase, Apócrifos Eclesiástico 39:1-15, 2 Timoteo 2:15, 2 Timoteo 4: 5, y Romanos 10:15.

A modo de escritura, en otras palabras los volantes podrían fácilmente ayudar a los que han venido a la fe propagar el Evangelio (buenas noticias). Apócrifa Eclesiástico 42:7 “…y lo dado y lo tomado todo por escrito;” Verso 8: “Y en instruir los ignorantes y los locos: y al viejo, cuando toma contienda con los mancebos; de esta manera serás sabio en todas cosas, y aprobado de todos los vivientes.”  Instruir a nuestra gente por palabra escrito sin tener que preocuparse de responder las preguntas incorrectamente.  Dirigirlos a la información de contacto si el volante no se refiere al tema que busca respuesta.  Recuérdese a dar un buen ejemplo,  aplica lo que has aprendido, haciendo todo esto mostrara ser aprobado de todos los vivientes.  Por favor vea, Mateo 5:13-16.